demócrito de abdera

Demócrito de Abdera (c 460-c 370 a. C.) fue un filósofo griego quien, como tantos otros, descubrió el placer de pensar: "es divino pensar siempre sobre algo hermoso y sobre algo nuevo". También descubrió la importancia relativa de las cosas: "la felicidad no radica en la fortaleza o en el dinero; yace en la rectitud y en la amplitud de miras". Se dice que tomaba siempre las cosas a broma, resaltando el lado positivo que estas tuvieran, y que se reía de todo, en particular de las locuras de los hombres. 

… Momo era un niño silencioso, pero tenía una extraña cualidad: sabía escuchar.

Para cualquier inversor, la información es sencillamente la clave de su éxito. En una familia, la comunicación, es el “aceite” por el que se deslizan algunas refriegas o pequeños roces naturales. El lenguaje nos hace humanos, nos procura enriquecimiento, agranda nuestro espíritu al amparo de los conocimientos aprendidos.

Después de algún tiempo aprenderás la diferencia entre dar la mano y socorrer a un alma. Y aprenderás que amar no significa apoyarse, y que compañía no siempre significa seguridad.

LOS SUSURROS DEL ALMA

Aunque en la Andalucía de los tiempos del Islam Almería no destaca como otras ciudades, tal como Córdoba

Por dificultades económicas en el seno de su familia el padre de Abulabás tuvo que colocar a su hijo de aprendiz en la casa de un tejedor.

Escribo esta carta porque soy una granadina que lleva en Almería casi diez años y quiero contarle al mundo lo feliz que me siento en esta tierra. Es una felicidad de Alma. La verdad es que me gustaría hacer una confesión en voz

En el libro escrito por el viajero inglés del siglo XIX George Borrow, la Biblia en España , en el que nos cuenta las vivencias y aventuras que sufrió en nuestra tierra, nos dice las vicisitudes que pasó en un viaje en diligencia de Madrid a Sevilla, durante una semana. Hoy en día ese viaje se puede hacer en vehículos propio en menos de 5 horas, en tren AVE en menos de 3 y en avión en menos de 1...

La apariencia de las cosas que obtenemos a través de nuestros sentidos físicos y los aparatos que son una extensión de los mismos, no nos dan una visión real de las cosas.


Camina plácidamente entre el ruido y la prisa, y recuerda que paz puede haber en el silencio.
Vive en buenos términos con todas las personas, todo lo que puedas sin rendirte.
Di tu verdad tranquila y claramente; escucha a los demás, incluso al aburrido y al ignorante; ellos también tienen su historia. 

Unos consejos para el día a día del gran Paracelso.

Subcategorías